Aprendizaje cooperativo infantil

Aprendizaje cooperativo infantil


En la educación, tanto de niños pequeños como de adolescentes o adultos, se pueden distinguir tres sistemas que vienen determinados por el tipo de metas a alcanzar y por la forma de interacción que se establece entre los alumnos. Según Johnson y Johnson (1985) son el sistema individualista, el sistema competitivo y el sistema cooperativo.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

En el sistema individualista, cada alumno trabaja para conseguir su meta al margen de los compañeros. En el sistema competitivo, cada alumno también trabaja de manera independiente para alcanzar su meta, aunque en este caso consciente de que ello supone que los demás compañeros no han de alcanzar la suya. 

En el sistema cooperativo, en cambio, cada alumno alcanza la meta que se ha propuesto mediante el trabajo en equipo. El estudiante suele proponerse dos metas: por una parte, conseguir algo personal útil y, por otra, contribuir a que los compañeros también lo logren. 

En este artículo vamos a centrarnos en este tipo de aprendizaje cooperativo en edades de educación infantil (3-6 años). Te resumimos los principales beneficios de fomentar esta cooperación entre alumnos y te proponemos varias actividades para llevarlas a cabo en el aula, aunque algunas de ellas también se pueden realizar en casa con más niños. 

Beneficios del aprendizaje cooperativo infantil

El aprendizaje cooperativo es un instrumento ideal para fomentar la inclusión, el desarrollo de la solidaridad y la cohesión social entre los más pequeños. Trabajando junto a otros niños y niñas como ellos se educa en aspectos tan importantes como la inteligencia emocional y se empiezan a inculcar valores como la empatía o la resolución de conflictos.

Además, las actividades para trabajar la diversidad cultural en infantes promueven el desarrollo de competencias tendientes a reforzar la empatía, la comprensión y abrir la mente para enriquecernos de lo que nos diferencia. Otro aspecto importante es el tratamiento sobre el género, que puede abordarse mediante distintos juegos para reflexionar y trabajar  la igualdad de género.

El aprendizaje cooperativo también es un medio muy eficaz para el desarrollo de las competencias básicas. Aprender mediante retos en equipo, juegos y actividades como las que veremos a continuación logra captar mucho más la atención de los niños y tiene beneficios en su capacidad de retención.

Además, en edades tempranas, el aprendizaje cooperativo es la mejor forma de trabajar la comunicación. Los niños deben hacerse entender con el resto para alcanzar los objetivos, así que aprenderán a transmitir aquello quieren comunicar a base de práctica.

Actividades de aprendizaje cooperativo infantil

El puzzle

Hay que repartir unas imágenes divididas en cuatro partes. Cada niño o niña intentará encontrar a los compañeros/as con los que completar las imágenes. Cuando ya tengan la imagen completa, una persona del grupo explicará al resto de la clase qué es lo que se ve en ella.

Aprender de los cuentos

Los cuentos están llenos de moralejas que pueden ayudar a los más pequeños a entender por qué deben actuar de una forma y no de otra. Por ejemplo, leer Los tres cerditos en clase y comentarlo con los niños y las niñas es una gran forma de aprender el valor del trabajo bien hecho y de la necesidad de ayudarse los unos a los otros.

La telaraña

Todos los alumnos se colocan en un corro. El maestro o la maestra sostiene un ovillo de lana y se presenta diciendo su nombre y destacando algún aspecto de su personalidad o alguna afición. Seguidamente, agarrando el extremo del ovillo, lo lanza a uno de los alumnos que también se presenta, sosteniendo el hilo y lanzando de nuevo el ovillo a otro compañero.

Al final, se habrá creado una telaraña, que significa que todos somos importantes para sostenerla y que si uno falla y suelta el hilo, todo se deshace.

La mochila de las aficiones

Esta actividad permite conocerse mejor y descubrir aficiones comunes o afinidades entre los niños y las niñas. Puede ser muy útil para realizar los primeros días de clase.

El maestro o la maestra, un día, lleva una mochila a clase y delante de todos los niños y las niñas saca de ella tres objetos que representan sus aficiones: un libro que le guste mucho, una pala de pádel o unas botas de excursionismo, por ejemplo.

Los siguientes días, serán los alumnos quienes harán lo mismo. Deberán explicar al resto por qué son importantes para ellos y los demás podrán hacerles preguntas sobre estos 3 objetos. De esta manera, todos los niños y niñas acabarán llevando a clase, un día u otro, la maleta llena de sus objetos preferidos.

¿Te han gustado estas actividades de aprendizaje cooperativo infantil? Recuerda constantemente a los más pequeños que aquellos que caminan solos podrán ir más rápido, pero juntos llegarán más lejos.

Written By
More from MiCuento
Juegos para lavarse los dientes con los niños
Lavarse los dientes antes de ir a dormir o después de cada...
Read More
0 replies on “Aprendizaje cooperativo infantil”