Cómo enseñar a escribir cuentos a niños de primaria


Los niños y niñas de primaria gozan de mucha imaginación y creatividad, seguro que te has dado cuenta de ello. A muchos de ellos les encanta transportarse hasta mundos mágicos que solo existen en sus cabezas y vivir aventuras de fantasía con sus amigos, los juguetes o incluso solos. 

Durante la educación primaria, estos niños y niñas desarrollarán capacidades para escribir de forma coherente todo tipo de textos literarios. Poemas, obras de teatro, canciones… ¡y cuentos! 

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Con los cuentos tendrán la posibilidad de canalizar toda su magia y plasmarla en un papel. Aunque en un principio les pueda resultar complicado, solo necesitan que alguien les ayude a organizar sus ideas y perfilar sus palabras para que creen sus propios cuentos, como escritores o escritoras en miniatura. 

A continuación te vamos a dar dos ideas distintas sobre cómo enseñar a escribir cuentos a niños de primaria de forma educativa, divertida y creativa. Aun así, antes de entrar en materia queremos recordarte que no hay mejor forma de aprender a hacer cualquier cosa que viendo ejemplos. 

Por ello, te animamos a enseñarle al niño o la niña algún cuento que tengas por casa o, incluso, uno de los cuentos personalizados de MiCuento. Son ideales para entender los papeles de los personajes principales y secundarios, las partes de un cuento o incluso la forma de escribir.

Escribir cuentos mediante una idea

Ponerse delante del papel en blanco no siempre es fácil, aunque si el niño o la niña tiene alguna idea sobre qué quiere explicar resultará menos complicado. Quizás tiene claro que quiere contar cómo sus amigos de clase y él/ella salvarán el mundo o prefiere que su protagonista sea Superman.

A partir de una idea principal es necesario hacer una pequeña parada y estructurar el resto de cosas. Antes de empezar a escribir hay que tener claro:

  • ¿Quiénes son los personajes?
  • ¿Dónde sucede la historia?
  • ¿Cuál es el problema?
  • ¿Cómo terminará el cuento?

Se pueden hacer muchas otras preguntas pero estas 4 anteriores hay que tenerlas claras desde el inicio. De hecho, durante la redacción del cuento seguro que aparecen dudas que deberemos responder para saber cómo continuar la historia. 

Esta forma de escribir cuentos nos recuerda a una metodología llamada lectura dialógica, que consiste en leer cuentos de forma compartida entre adultos y niños. En este caso, los niños son quienes cuentan la historia, ayudados de los comentarios y las preguntas del adulto, que les ayuda a avanzar hasta el desenlace.

Escribir cuentos con elementos aleatorios

Tanto si en ese momento el niño o la niña se queda sin ideas como si queréis que la actividad sea todavía más original, podéis elegir los elementos del cuento al azar.

En montones distintos tenéis que poner distintas opciones de personajes, lugares donde pasa la acción, problemática y final. El niño o la niña, sin mirar, debe coger uno de cada (los personajes pueden ser más) y a partir de allí desarrollar la historia. 

Seguramente, en un primer momento, nada tenga sentido y parezca imposible relacionar cada cosa para darle forma de cuento. Sin embargo, en este ejercicio de creatividad, los comentarios y preguntas de los padres o la maestra pueden ser de mucha ayuda. Además, ayúdale a prestar atención en seguir cada parte del cuento (planteamiento, nudo y desenlace). 

Sabemos que no se convertirán en escritores al instante, pero nosotros lo que debemos hacer siempre es animarles a seguir leyendo y escribiendo sus cuentos. Solo con motivación y práctica seguirán desarrollando sus habilidades de escritura y no solo dejarán volar su imaginación, sino que podrán compartirla con el resto a través del papel.