Actividades para trabajar la autoestima en infantil

Actividades para trabajar la autoestima en infantil


Cada vez más escuelas apuestan por trabajar las emociones en infantil, ya que conocerse a uno mismo y socializar con los demás es un aprendizaje muy importante, especialmente en edades de 3 a 6 años. Entre todos los tipos de actividades emocionales que se pueden realizar en el aula, hoy queremos hablarte de aquellas que tienen que ver con el fomento de la autoestima en los niños y las niñas. Además, verás que muchas de ellas se pueden llevar a cabo también en casa, especialmente con hermanos o primos de edades parecidas.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Fomentar la autoestima en los peques les crea una mayor seguridad y confianza en sí mismos, dos aptitudes muy beneficiosas para su desarrollo. ¡Cuánto más crean en ellos mismos, más van a soñar con llegar lo más lejos posible!

Leer cuentos personalizados

Nuestra primera propuesta de actividad para trabajar la autoestima en infantil es leer juntos cuentos personalizados. En ellos, los peques son los protagonistas de historias increíbles, en las que son capaces de todo, desde armarse de valentía para derrotar a una bruja malvada hasta idear un plan para escapar del lobo feroz.

En MiCuento tenemos dos cuentos especialmente útiles para fomentar la autoestima de los peques. El primero de ellos se llama ¡Vuela Alto! y trata de una serie de cartas que envían grandes mujeres de la historia, como Frida Kahlo, Marie Curie o Amelia Earhart. En ellas, cuentan quiénes fueron y animan a las niñas (y los niños) a ser tan valientes como lo fueron ellas para perseguir sus sueños.

El segundo libro es el Dragón de las estrellas y yo, donde el pequeño protagonista acompañará al dragón Dúgul de regreso a su hogar perdido y, por el camino, juntos conocerán aventuras y personajes maravillosos.

Carteles con cualidades positivas

En esta actividad, el profesor debe colocar en distintas partes de la clase carteles con cualidades. Por ejemplo, «soy simpático/a», «se me da bien pintar» o «soy hablador/a». En cada cartel habrá varias pegatinas con las cualidades escritas.

Los niños y las niñas deben ir hacia el cartel que creen que los define mejor, coger una de las pegatinas y pegarla en un dibujo de ellos mismos que previamente hayan realizado.

La silla caliente

En esta actividad, un niño o niña se sienta en una silla y el resto va pasando por delante diciéndole qué le gusta de él o ella, o qué le hace sentir bien cuando están juntos. 

Se trata de un ejercicio muy interesante para que las maestras y los padres analicen las reacciones y, por ejemplo, detecten si no están acostumbrados a oír cosas positivas de ellos mismos. Algunos se ruborizan, otros se sienten incómodos, otros no prestan atención…

La caja secreta con el tesoro más valioso del mundo

Este juego nos encanta. Se trata de explicar a los niños y las niñas que en una caja tenemos un tesoro muy especial, maravilloso, irrepetible y único en el mundo. ¡Verás la expectativa que generarás!

De uno en uno, los peques deberán ir abriendo la caja y dentro encontrarán un espejo. Cuando todos los peques hayan abierto el tesoro pediremos que digan en voz alta qué es lo que han visto. A partir de ahí, podemos aprovechar para preguntarles qué creen ellos que les hace especiales y únicos. Se trata de un juego genial para reforzar el concepto que los niños tienen de ellos mismos.

Juegos simbólicos

Los juegos simbólicos son aquellos en los que el niño o la niña imita situaciones que observan en la vida real. Los más comunes son los que consisten en imitar profesiones como maestros, bomberos, médicos, cocineros…

Se trata de un tipo de juego muy beneficioso para su autoestima, pero también para desarrollar sus habilidades sociales. Cualquier juego que implique ponerse en el lugar de otro y relacionarse con otras personas, reales o imaginarias, es una excelente forma de trabajar las emociones en infantil.