5 juegos con plastilina para niños de 3 años

¿A tu hijo o hija le gusta jugar con plastilina? Sin duda, es uno de los entretenimientos más divertidos y útiles para el desarrollo de sus habilidades, especialmente alrededor de los 3 años. 

Hay muchos juegos que podéis hacer juntos con la plastilina como material principal, pero lo más apropiado es que dejes al niño o la niña expresarse libremente, sin restricciones y dando rienda suelta a su fantasía e imaginación. Papá o mamá pueden proponer formas o actividades, pero debe ser el peque quien tenga la última palabra para que su interés en la expresión artística despierte .

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 7 actividades plásticas para niños de 3 años

Beneficios de jugar con plastilina

Como muchas otras actividades relacionadas con el arte, por ejemplo dibujar, los juegos con plastilina permiten a los niños expresar sus sentimientos y pensamientos. También es una forma ideal de fomentar la concentración y liberar el estrés.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Jugar con plastilina también tienen consecuencias muy positivas, en niños de 3 años, en el desarrollo de su motricidad fina, es decir, en la coordinación mano-ojo. Este tipo de psicomotricidad será fundamental para el aprendizaje de la lectoescritura. ¿Sabías que las etapas de la escritura empiezan desde muy temprana edad?

Otro beneficio que cabe destacar es el aumento de la autoestima, que también repercute en el proceso de aprendizaje en general. Cuando termine una figura de plastilina, felicita a tu hijo o hija y dile que se le da muy bien. ¡Incluso puedes pedirle que te enseñe cómo hacerlo!

A qué jugar con plastilina con niños de 3 años

A continuación te proponemos varias ideas muy originales que puedes hacer con plastilina. ¿Se te habían ocurrido antes?

Moldear comida y abrir vuestro propio restaurante

Jugar a los restaurantes es una actividad súper divertida y con infinitas posibilidades. Podemos crear comida de todo tipo, desde largos espaguetis de plastilina hasta frutas, como fresas o plátanos, y vegetales, como zanahorias y berenjenas.

Es un escenario perfecto para fomentar el juego simbólico, de manera que unas veces el niño será el camarero o el cocinero, mientras que en otras se convertirá en el comensal, ¡aunque sin llegar a comerse la plastilina! Los juegos de este tipo con intercambio de roles son muy positivos para el desarrollo del lenguaje, la imaginación y la empatía.

Crear vuestra propia plastilina casera

El juego puede empezar incluso antes de tener la plastilina. ¿Cómo? Creándola desde cero. 

En este artículo te enseñamos a preparar plastilina casera comestible, con maicena y sin maicena. Son dos recetas muy sencillas de hacer y en las que pueden participar los niños. Que sean comestibles no significa que se deba comer, especialmente después de haberla manoseado durante un buen rato. Aun así, si a algún niño o niña le llama tanto la atención que decide llevársela a la boca no hay que temer nada, ya que todos sus ingredientes son comestibles.

Recrear letras del abecedario

A los 3 años la mayor parte de los niños todavía no saben leer, pero sí que pueden reconocer casi la mitad de las letras del alfabeto y empezar a relacionarlas con los sonidos que producen, tal y como apunta este artículo de Understood.com.

La plastilina es ideal para familiarizar a los niños con las letras desde pequeños. Podemos enseñarles una letra y pedir que la imiten con la plastilina. Recuerda que las letras mayúsculas, también llamadas de palo, tienen menos trazos y ello facilita la lectoescritura. Además, son más fáciles de distinguir entre ellas (la Q de la G, por ejemplo). Por esa razón se suele aprender a leer empezando por las mayúsculas y en cuentos personalizados como los de MiCuento te damos la posibilidad de elegir si quieres que el texto sea solo con letras de palo.

Expresar emociones con plastilina

Hay muchas formas de trabajar las emociones de los niños en edad de educación infantil. Una de ellas es mediante plastilina. Para ello solo necesitaremos un folio o una cartulina con el contorno de una cara dibujada.

El peque tendrá que representar con la plastilina emociones como la alegría, la tristeza o la sorpresa. Así, por ejemplo, si le decimos que caracterice la cara como si estuviera contenta, pondrá una boca alegre, mientras que si está triste puede hacer lágrimas de plastilina.

Fuente: La fábrica de los peques

Decorar envases con plastilina

Guardar los botes de vidrio de los yogures siempre es una buena idea, tal y como te explicamos en nuestro artículo sobre cómo plantar semillas en yogur y algodón con niños. Además de usarlos para la jardinería infantil, también podemos darles nuestro toque personal con plastilina.

Antes de comenzar con la manualidad, hay que lavar con agua y jabón los botes, y dejar que se sequen por completo. Cuando estén listos, dejaremos que el peque lo decore pegando plastilina como quiera. Al finalizar, se convertirá en una obra de arte que expondremos en un lugar visible de la casa. Seguro que estará muy orgulloso de que todos puedan ver su creación cada día.