Juegos simbólicos: Qué son, edad y ejemplos


A los niños pequeños les encanta emular situaciones de la vida real y ponerse en la piel de otros mediante sus muñecos, disfraces o imitaciones. A esto se le conoce como juego simbólico y tiene muchos beneficios en su desarrollo del lenguaje, la imaginación y la empatía.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

¿A qué edad empiezan los juegos simbólicos?

Se podría decir que, generalmente, el juego simbólico empieza a partir de los dos años, aunque depende mucho de la madurez psicológica de cada niño. 

En un primer momento, el peque suele limitarse a imitar la vida cotidiana de los adultos, los dibujos animados o los cuentos que les leen sus padres. Poco a poco, van reproduciendo escenarios más complejos, fruto de su imaginación, e incorporan a otras personas en sus juegos simbólicos, pero con 2 años todavía están en un fase egocéntrica y prefieren jugar solos o únicamente con sus padres.

Cuando incorporan a otros en sus juegos son capaces de establecer objetivos comunes o acordar escenarios y normas que todos deben seguir. Esto suele pasar a los 4 o 5 años, cuando el niño o la niña ya tiene las herramientas sociales y psicológicas para compartir el simbolismo de sus juegos. 

Ejemplos de juegos simbólicos

Hay tantos juegos simbólicos como fantasía tienen los niños, así que podríamos decir que hay infinitos ejemplos. Aun así, algunos de los más comunes pueden ser:

  • Juegos de oficios. Un clásico dentro del juego simbólico es recrear un oficio, normalmente imitando a mayores, con juguetes que simulen las herramientas o utensilios que se necesitan para ser médico/a, cocinero/a, policía, maestro/a, etc.
  • Jugar a coches. Desde bebés, han viajado en el coche de sus papis y los han visto conducir. Además, los vehículos forman parte de los dibujos animados que tanto adoran. Por ello, muchos niños y niñas imitan la conducción, ya sea con sus coches de juguete o, por ejemplo, usando un cojín como volante.
  • Juegos de disfraces. A los peques les encantan los disfraces de un personaje de película o cuento, ya que vestidos de esa forma su imaginación todavía vuela más alto para recrear todas sus aventuras.
  • Ser papis o mamis. También podemos ver a nuestros hijos con muñecos de peluche o bebés de juguete cuidándolos como si fueran reales.

Consejos para desarrollar habilidades con juegos simbólicos

Uno de los consejos más importantes es que te impliques en los juegos simbólicos de tus hijos y les ayudes a recrear personajes y situaciones. Cuando son pequeños, su repertorio todavía es limitado y agradecerán que les abras la puerta a mundos que todavía no han explorado.

Además, puede ser un buen momento para empezar a fomentar el interés por la lectura de los más pequeños. A pesar de que todavía no sepan leer, pueden jugar a ir a la biblioteca, leer cuentos a sus muñecas (o hacerlo ver), montar un cuentacuentos con la familia, etc. Para ello, se sentirán mucho más motivados si tienen algún cuento favorito, como por ejemplo alguno en el que ellos sean los protagonistas de la historia

Para jugar a oficios también se implicarán más si cuentan con objetos que les permitan desarrollar su creatividad al máximo. Por ejemplo, se lo pasarán mucho mejor jugando a médicos si tienen un kit de primeros auxilios de juguete.

Aunque ni siquiera es necesario que compres esos juegos, ya que puedes confeccionarlos en casa, como por ejemplo instrumentos musicales caseros que les transformarán en auténticas estrellas del rock.