Luna para niños

Luna para niños

La luna es una de esas cosas que fascinan a los niños desde que son muy pequeñitos; les invade la curiosidad por saberlo todo sobre ella: ¿qué es eso que brilla en el cielo por la noche?, ¿por qué está tan lejos?, ¿dónde va a parar cuando sale el sol?, ¿se puede llegar a ella?

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Dependiendo de la edad de los niños, tu respuesta a todas estas preguntas puede ser más o menos precisa. Por esa razón, deberás encontrar la manera de aclarar conceptos y, a ser posible, que se diviertan durante el proceso de aprendizaje. En este artículo vamos a recomendarte la mejor forma de explicar qué es la luna y sus fases a los niños, así como otras curiosidades que les van a encantar.

A partir de ahora, cuando les leas cuentos que invitan a mirar hacia el cielo, como Buenas noches, estrella fugaz o ¿Qué ves en las nubes?, entenderán un poquito mejor qué es esa bola gigante llamada luna que ilumina todas y cada una de las noches.

Explicación de la luna para niños

Uno de los conceptos que se puede tratar desde el principio es intentar dejar claro que la luna es el satélite de la Tierra. Para ello te recomendamos que uses dos pelotas, una más grande que la otra y, si encuentras una azul y otra blanca para facilitar la comprensión, mejor que mejor. También puedes usar un globo azul y una pelota de ping pong blanca.

La luna (representada por la bola pequeña) gira alrededor de la Tierra (pelota grande), mientras que esta también tiene movimientos de rotación y traslación. Estos últimos conceptos te aconsejamos introducirlos solo si el niño o la niña ya es un poco mayor.  

Las fases de la luna para niños

Para explicar las diferentes fases lunares y hacerles entender por qué se ve de distintas formas a lo largo del mes, puedes utilizar una lámpara, que representará el Sol, y apagar las luces como si estuvierais en el espacio exterior. 

En este caso el Sol no se mueve, así que puedes pedir ayuda al peque para que enfoque la luz hacia tus manos mientras tú escenificas el movimiento de la luna y la Tierra con las pelotitas. De esta forma, podrá comprobar qué parte de la luna está visible desde la perspectiva de la Tierra dependiendo de cómo el Sol ilumina a nuestro satélite.

En el siguiente vídeo puedes ver cómo hacer ese movimiento de la luna y la Tierra, iluminadas por el Sol, para ver las fases lunares. Además, también explica de forma sencilla por qué vemos siempre la misma cara de la luna:


Aunque nos parezca que la explicación es muy gráfica, no es un concepto sencillo de entender para un niño, sobre todo si es pequeño. Por eso puedes plantear diferentes actividades para que se familiarice con las fases lunares. 

Si le gusta dibujar, podéis pintar juntos las formas de las cuatro fases lunares. También podéis llevar a cabo manualidades como la que propone este vídeo de «El invernadero creativo» con vasos de plástico que, a medida que vas girándolos, van apareciendo las distintas fases:

El Apolo 11 para niños

Una de las preguntas que también puede pasarle por la cabeza a un niño es si podemos ir tan lejos como para poner un pie sobre la luna. Esta puede ser una buena ocasión para explicarles que eso lo lograron unos astronautas hace unos años (1969) a bordo del Apolo 11 y que el primero en pisar la luna fue Neil Amstrong.

Aprovecha la historia para hacerle tú también preguntas, como qué haría si llegara a la luna, si tendría miedo de ir al espacio, qué se llevaría en la mochila, etc. Seguro que le harás reflexionar y que saldrán respuestas muy interesantes.

Lo más importante en todas estas explicaciones y actividades es que los peques se diviertan aprendiendo y refuercen el vínculo afectivo pasando tiempo con sus padres. Si están en esa época en la que hacen preguntas sobre todo, quizás también te interesará saber cómo explicar a un niño las partes del cuerpo, cómo se extinguieron los dinosaurios o quién fue Frida Kahlo.

0 replies on “Luna para niños”