Educación ambiental para niños: +10 actividades

La educación ambiental tiene por objetivo que los niños y las niñas tomen conciencia sobre la importancia de cuidar la naturaleza, asuman valores que protejan el medio ambiente y aprendan conceptos básicos sobre ecología. Se trata de un aprendizaje que va desde fomentar el reciclaje en casa hasta el respeto por los animales y las plantas que pueden ver en su día a día.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

La mejor forma de transmitir  aprendizaje a los más pequeños es a través de actividades en las que, además, se lo pasen bien. Por eso, en este artículo te proponemos algunos juegos de educación ambiental que acercan a los niños a la naturaleza.

La importancia de la educación ambiental en niños y niñas

Cuando son pequeños, los niños y las niñas no son conscientes de que los recursos de los que disponemos son limitados. Siempre que abren el grifo sale agua, así que para ellos no es ningún problema dejarlo abierto durante mucho tiempo; y lo mismo ocurre con no apagar la luz de las habitaciones o malbaratar la comida.

La educación ambiental es clave para concienciar a los más jóvenes  sobre los problemas que existen en el medio ambiente y mostrarles que ellos también son responsables de su cuidado, para así sensibilizarlos en este tema. Eso hará que su interés por la conservación de su entorno crezca y desarrollarán la capacidad de aprender más cosas sobre la naturaleza y cómo deben tratarla

Además, hablar sobre estos temas ampliará sus conocimientos ecológicos en temas tan importantes como la energía, el paisaje, el aire, el agua, los recursos naturales y la vida silvestre.

Juegos y actividades para enseñar educación ambiental a los peques

¿Cómo podemos involucrar a los peques con el medio ambiente? La primera actividad es la más lógica: acercándose a él. Para ello te proponemos dar paseos por la montaña, el río o cualquier ruta silvestre en la que los niños y las niñas puedan ver, tocar y sentir todo aquello que les ofrece la naturaleza. 

Jugar con la arena, la tierra, el agua, las piedras o la nieve también es un ejercicio de observación y de poner en valor aquello que nos da el planeta. Aunque no los veamos a diario, son elementos que están cerca de nosotros y, si no tenemos conductas sostenibles, corren el peligro de desaparecer. Además, si lleváis una bolsa para recoger la basura que vais encontrando por esos bonitos paisajes, los peques se darán cuenta de cuánto ensucian los demás y querrán evitar hacer lo mismo a toda costa.

Hay algunos juegos muy divertidos que se pueden llevar a cabo en la naturaleza. Algunos ejemplos son:

En casa también se pueden hacer muchas actividades de educación ambiental. Son muy interesantes los juegos para reciclar, como jugar a encestar cada residuo en su correspondiente contenedor, y también los juegos para reutilizar, como crear vuestros propios bolos con botellas de plástico o hacer títeres con calcetines viejos.

Cuento personalizable sobre el medio ambiente para niños y niñas

Otra forma muy bonita y eficaz de educar a los peques en el cuidado del medio ambiente es a través de los libros, ya que a con ellos aprenden valores como la empatía, la amabilidad y la constancia. En esta ocasión te queremos presentar uno que es ideal para abordar el tema que nos ocupa: Yo cuido el planeta.

Se trata de un cuento personalizable en el que el niño o la niña emprenderá un viaje inolvidable por todo el mundo y aprenderá, con la ayuda de los animales, que los pequeños gestos son fundamentales para cuidar el medio ambiente. Es un libro que insiste en el hecho de que el planeta no es ajeno a nosotros, sino que es parte de nosotros, y ensuciarlo y malbaratar sus recursos nos perjudica a nosotros también. Además, al ver su nombre, su aspecto físico y su ciudad (entre otros detalles) en el libro, la identificación de los peques con la historia será máxima, un hecho muy útil también para engancharse al maravilloso mundo de la lectura.

Un libro personalizado para descubrir qué le está pasando al planeta. ¡Ideal para jóvenes ecologistas!