5 juegos de reciclaje para niños

5 juegos de reciclaje para niños


Inculcar el respeto y el amor por la naturaleza a los niños y las niñas desde muy pequeños es una de las enseñanzas más importantes que pueden llevar a cabo los padres. Como decía El Principito sobre la rosa, «es tan débil y tan inocente… ¡sólo tiene cuatro espinas para defenderse contra todo el mundo!», así que los humanos tenemos que hacer todo lo posible por cuidar las flores, las plantas, los árboles, los ríos y, en definitiva, todo el medio ambiente

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Una buena forma de aprender a velar por la naturaleza es mediante juegos. En MiCuento queremos compartir contigo algunas actividades de reciclaje ideales para niños de educación infantil muy educativas y entretenidas.

Hacer títeres con calcetines

Reutilizar aquellas cosas viejas que tenemos en casa es una actividad excelente para que los peques aprendan a dar valor a todo aquello que poseen. 

Un buen ejemplo pueden ser los calcetines, que cuando se rompen o se empiezan a desgastar, no hace falta tirarlos a la basura. Podéis aprovecharlos para coser un par de botones que sirvan como ojos, usar algún trozo de tela para el cabello y crear vuestros propios títeres. Aquí te dejamos varias ideas de cómo montar vuestra propia obra de títeres en casa.

Separar cada deshecho en su contenedor

Esta actividad consiste en crear pequeños contenedores en casa, con los colores amarillo (plástico), azul (papel) y verde (vidrio). Puedes usar cubos de plástico o simplemente cartulinas dobladas como si fuesen una bandeja.

Al peque deberás explicarle qué va en cada contenedor y darle algunos objetos como ejemplo. Un tapón, un trozo de cartón o un bote de cristal de esmalte de uñas pueden servir para practicar. Cuando entienda el concepto, podéis hacer una competición sobre quién deposita más cosas correctamente en cada papelera durante una semana.

Juegos reciclaje para niños

Hacer vuestro propio huerto urbano con materiales reciclados

La mejor forma de aprender a amar la naturaleza es tener plantas en casa, verlas crecer y cuidarlas para que se hagan muy grandes y fuertes. Para ello también puedes usar materiales reciclados.

Una actividad muy divertida es plantar semillas en yogur y algodón, ya que en pocos días se empieza a ver cómo la planta germina y empieza a crecer. También podéis demostrar toda vuestra creatividad y pensar qué cosas inutilizadas que tenemos en casa pueden servir como maceta para plantar vuestras propias flores. ¿Qué os parecen unas botas de lluvia viejas?

Bolos con botellas de plástico

Con botellas de plástico podemos fabricar un juego de bolos muy divertido para los más pequeños de la casa. Necesitaremos guardar varias del mismo tamaño y colocarlas de pie a cierta distancia. La bola se hace con papel de plata para envolver bocadillos y, con ella, el niño o la niña tendrá que intentar tirar las botellas. 

Reaprovechar las ceras para colorear

Muchas veces, los niños y las niñas se quedan con trozos de ceras para colorear muy pequeños y, cuando resulta incómodo agarrarlos, los tiran a la basura. Sin embargo, estos trocitos se pueden reaprovechar para hacer ceras nuevas.

Solo hay que juntar los trozos de cera por colores y colocarlos en moldes de silicona. Tras 40 minutos en el horno a 200 grados y un buen rato dejándolas enfriar, ¡tendréis ceras nuevas!

Además de todos estos juegos y actividades, recuerda que los pequeños copian los hábitos y costumbres de sus padres. Da ejemplo tú también y cuida el planeta en tu día a día.