4 cosas que me enseñó “El Principito” sobre la dislexia, por Luz Rello.

MiCuento, en colaboración con Change Dyslexia, ha lanzado una nueva colección de cuentos personalizados adaptados para los lectores con dislexia (ver qué es la dislexia). Y estamos especialmente emocionados porque uno de los cuentos es El Principito, un libro con mensajes universales, pero que se pueden aplicar perfectamente a la comprensión de la dislexia.

Luz Rello, investigadora y fundadora de Change Dyslexia, una entidad social que lucha para eliminar las barreras de la dislexia,  nos cuenta en este vídeo cómo El Principito le ayudó de pequeña con su dislexia, y extrae para nosotros cuatro de sus enseñanzas. La investigación de Luz Rello ha permitido adaptar estos libros a los lectores con esta dificultad de aprendizaje.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

1. A veces te sientes solo

El Principito está solo, en su planeta, con sus temidos baobabs. Según Luz, cuando tienes dislexia a menudo experimentas una sensación de soledad, de incomprensión por parte de maestros y compañeros, y al conocer la soledad del protagonista te das cuenta de que no eres el único, y que la soledad no es tan mala.

2. El valor de la amistad

El Principito, a pesar de su soledad, hizo un muy buen amigo. Luz nos cuenta que de pequeña no tenía muchos amigos, pero tenía una muy buena amiga. Muchos niños con dislexia experimentan dificultades en la socialización porque se sienten diferentes o reciben burlas. Pero un buen amigo basta, afirma Luz Rello.

3. Creatividad

En el cuento, cuando sale el dibujo de la boa que se ha comido un elefante, hay gente que lo ve como un sombrero, pero no es así -comenta Luz-,  simplemente no lo entienden. El Principito, sin embargo, enseguida comprendió el significado del dibujo. Se trataría de un ejemplo de creatividad.

Las personas con dislexia, según recientes investigaciones, sobresalen en algunas fortalezas, destacando entre ellas la creatividad (ver Las fortalezas de la dislexia). Como el narrador que hace el dibujo, a veces no son comprendidos.

4. Lo más importante es invisible a los ojos

Esta conocida frase de El Principito es quizá la más famosa para todos y la más relevante a la hora de comprender la dislexia.

La dislexia es una dificultad que a menudo permanece invisible, sin detectar, porque los niños se las arreglan para adaptarse compensando sus dificultades. Sin embargo, aunque es invisible tanto para los demás como para uno mismo, es muy importante y marca la vida de la persona que la tiene.