Grafomotricidad creativa para niños de 3 y 4 años

Grafomotricidad creativa


Uno de los grandes objetivos de la educación infantil, especialmente entre los 3 y los 4 años, es el desarrollo grafomotriz del niño. Tanto en la escuela como en casa se trabaja para que el peque interiorice los movimientos de la mano y del brazo, así como el gesto de la pinza de los dedos, para que cada vez sean más automáticos y precisos.

Una corriente cada vez más elogiada es la de usar la grafomotricidad de forma creativa en los niños y las niñas para trabajar este tipo de desarrollo. Si todavía no la conoces, te animamos a que sigas leyendo hasta el final.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

¿Qué es la grafomotricidad creativa?

La grafomotricidad es un término que se refiere al movimiento gráfico realizado con la mano al escribir (“grafo”, escritura, “motriz”, movimiento). El desarrollo grafomotriz del niño tiene como objetivo fundamental completar y potenciar el desarrollo psicomotor a través de diferentes actividades.

Forma parte del desarrollo del motor fino, es decir, aquel que aparece cuando el niño o la niña ya ha desarrollado cierta capacidad de controlar sus movimientos, especialmente de manos y brazos. El peque mientras crece va aprendiendo a controlar cada vez más su cuerpo, perfeccionando los movimientos de la mano y los dedos, y empieza la manipulación de esponjas, tizas, pinceles gruesos, ceras, rotuladores y, por último los lápices más finos. 

Los ejercicios de grafomotricidad se han relacionado comúnmente con el hecho de seguir una línea para formar letras o dibujos, los llamados ejercicios de trazos.

Sin embargo, la grafomotricidad creativa rompe con la rigidez que normalmente caracteriza a estos ejercicios, ya que da rienda suelta al peque para que elija su propio camino mediante la imaginación, siempre teniendo en cuenta que el objetivo sigue siendo su desarrollo grafomotriz. 

Ejercicios de grafomotricidad creativa para niños de 3 y 4 años

¿Con la definición todavía no te ha quedado claro qué es la grafomotricidad creativa? Seguro que con los siguientes ejemplos se entenderá mejor y podrás practicarla junto a tus hijos en casa.

Trazar círculos alrededor de pegatinas

En una hoja blanca, pega distintos gomets o pegatinas, procurando que tengan bastante separación entre sí. El niño o la niña tendrá que rodearlos trazando un círculo alrededor de cada gomet.

Fuente: Picucki

Mariposa de mil formas y colores

Como puedes observar en el vídeo, primero el adulto debe dibujar una mariposa y dividir las alas en distintas partes. El peque deberá rellenar cada uno de los espacios de una forma y color distinto, como por ejemplo con cruces, líneas rectas, líneas onduladas, puntitos, círculos, etc.

 

Camino de ida y vuelta

Ir y volver de un punto a otro es otra gran forma de trabajar la psicomotricidad, ya que requiere de paciencia y precisión para que no choquen las líneas entre sí. Además, quedará un bonito dibujo para enseñar a todos los familiares.

Colorear un cuento personalizado

Mi libro de colorear para una vida feliz es un gran ejemplo de cómo los cuentos personalizables también pueden jugar su papel a la hora de trabajar la grafomotricidad creativa de forma original. Las frases que aparecen en el libro las puedes elegir tú mismo/a, así que incluso puedes poner el nombre de tu hijo o hija para que se familiarice al verlo. Además hay muchos dibujos que puede pintar y colorear de distintas maneras. Si le animas a que no se salga de la raya, el esfuerzo por controlar cada uno de sus trazos será muy positivo.

Otro cuento personalizado muy divertido para dar rienda suelta a la creatividad es Yo y el huevo arcoíris. En este cuento, tu peque y su amigo, el dragón de las estrellas, emprenden un trepidante viaje para ayudar a un misterioso huevo multicolor a encontrar a su familia. En él se propone una actividad de dibujo al final, en la que tendrán que representar qué animal sale del huevo.

Atrapar las sombras

Por último os proponemos un ejercicio muy original y que podéis hacer fuera de casa: atrapar sombras. Solo se necesita papel, lápiz y buscar unas sombras bien definidas para trazar las siluetas. Será muy divertido y emocionante, ya que deberán darse prisa antes de que la sombra se mueva.