Hora del cuento: Cómo ambientarla y ponerla en práctica


La hora del cuento es una actividad destinada a fomentar el interés por la lectura, el gusto por los cuentos y la creatividad de los más pequeños. Se trata de un momento muy especial para los niños y las niñas, que a través de las palabras de los adultos, viven historias increíbles y experimentan sentimientos de todo tipo. Y también lo es para los mayores, que ven cómo aquello que están contando genera gestos y reacciones, como si de su boca salieran palabras mágicas. 

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Habitualmente, la hora del cuento suele llevarse a cabo en aulas y bibliotecas, aunque también se puede organizar en casa junto a tus hijos. Solo tienes que crear la atmósfera necesaria y seguir algún pequeño truco que te contamos a continuación.

Una ambientación mágica para la hora del cuento

Una gran forma de captar la atención de los niños y las niñas desde el primer momento es ambientando el espacio de forma especial para la ocasión. Por ejemplo, podemos llenar la habitación de globos azules si explicamos una historia que pasa en alta mar, como La búsqueda del tesoro, o podemos decorar las paredes con fotografías de los personajes del cuento, algo que sería muy enriquecedor si les contaras quiénes fueron las valientes mujeres de ¡Vuela Alto!, como Frida Kahlo o Marie Curie.

El narrador o la narradora, ya sea papá, mamá, los abuelos o cualquier otro familiar, debe colocarse siempre en una silla especial. Si puede ser alta o en forma de trono, todavía mejor, ya que en ese momento se convierte en el rey o la reina de las historias fantásticas. 

A su alrededor se pondrán los peques a escucharle, así que deben estar cómodos. Permíteles elegir si quieren una silla, un cojín o estirarse libremente por la alfombra para que su única preocupación sea que el cuento tenga un final feliz.

También se puede poner música relajante de fondo, encender una vela o una vara de incienso e, incluso, pronunciar unas palabras en forma de hechizo y espolvorear unos polvos mágicos por la sala, que por ejemplo pueden ser purpurina o confeti. Incluso, si tienes algún gorro, capa o atuendo digno para la ocasión, puede convertirse en la prenda de ropa característica de la hora del cuento.

¿Cómo poner en práctica la hora del cuento con niños?

En primer lugar, la hora del cuento debe llevarse a cabo en un momento de relax, tanto para los niños como para los adultos. Las prisas no son buenas consejeras, así que debemos aparcarlas. Será también un buen momento para desconectar del teléfono móvil y del email del trabajo.

Para captar la atención de nuestro querido público debemos leer cada frase con calma y haciendo énfasis en todo lo que se dice, incluso poniendo voces distintas para cada personaje. Pasa las páginas lentamente y disfruta de cada una de ellas, aunque siempre con un ojo puesto en las reacciones de los pequeños.

Además de la voz, puedes llamar la atención de los niños con las imágenes del cuento. Puedes mostrarlas y señalarlas, con frases como «el lobo sopló tan fuerte que la casa de paja quedó así» o «las nubes tenían formas tan originales como estas».

Cada día, una nueva aventura

Organizar una programación semanal de la hora del cuento es una gran forma de crear ilusión por esta actividad a los niños desde que empieza el lunes. Elige qué días y horas de la semana los vais a destinar a esta actividad y planifica qué vais a hacer. Esto también te ayudará a pensar cómo puedes darle un toque especial al evento y si necesitas comprar alguna cosa, podrás hacerlo con antelación.

Una idea de programación semanal que podréis adaptar a vuestros gustos y horarios es la siguiente:

  • Lunes: lectura del cuento que elija el niño o la niña.
  • Martes: lectura de un cuento clásico que elija el adulto.
  • Miércoles: lectura de un cuento personalizado, en el que el niño o la niña es el/la protagonista.
  • Jueves: lectura de poesías y rimas.
  • Viernes: día de juegos para aprender a leer.
  • Sábado: visita a la biblioteca para llevarse en préstamo cuentos para la semana que viene.
  • Domingo: inventar vuestro propio cuento.

Como ves, hay muchísimas formas de ambientar y poner en práctica la hora del cuento en casa y crear momentos muy bonitos con los peques. Desde MiCuento te animamos a que reserves alguna hora a la semana para llevar a cabo esta actividad tan mágica y que disfrutes de lo más bonito de la vida, que sin duda es el amor de tus hijos.