Juegos cooperativos con pelota para niños


Balones de playa, de fútbol, de plástico, de baloncesto, de ping pong, de papel… hay tantos tipos de pelotas como juegos se pueden hacer con ellas. Se trata de un elemento muy atractivo para los más peques, con el cual se pueden hacer actividades tanto de forma individual como colectiva.

Además, los juegos con pelota tienen muchísimos beneficios para el desarrollo de las habilidades motoras gruesas y finas, la coordinación mano-ojo, la conciencia espacial, la resolución de problemas, el equilibrio y la coordinación. 

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

En nuestro artículo de hoy te queremos proponer varios juegos cooperativos con pelota, ideales para hacer en casa junto a amigos o hermanos. Compartiendo estas actividades, los ejercicios también se convierten en la mejor forma de desarrollar sus habilidades sociales y comunicativas, así como valores como la empatía y la solidaridad.

4 juegos cooperativos con pelota para niños

Chocar pelotas

Se trata de una actividad para dos participantes, preferiblemente mayores de 6 años. Cada uno de ellos tiene un balón y se sitúan a una distancia de unos dos metros el uno del otro, mirándose de frente.

El objetivo es lanzar las dos pelotas a la vez, consiguiendo que choquen entre ellas y logrando que el rebote vuelva a las manos hacia ellos/as mismos/as. Si sale bien, aumentamos la distancia. Si no lo conseguimos, damos un pasito adelante. Se puede probar con distintos tipos de pelotas. 

Para niños menores de 6 años se puede hacer lo mismo pero tirando y chocando las pelotas a ras de suelo, en lugar de por el aire.

Soplar el balón

Cada participante debe tener el mismo tipo de balón, por ejemplo un globo inflado, una pelota de ping pong, una bola de papel o una pelota de plástico. Deben ponerse de rodillas, con las manos en el suelo y soplar a lo largo de un recorrido previsto, por ejemplo unas líneas dibujadas con tiza en el suelo

Sin tocar la pelota con las manos, deberán evitar que se salga del circuito y llegar lo antes posible a la línea de meta.

Intercambiar balones botándolos

Cada niño o niña debe tener una pelota distinta, aunque es muy importante que bote, como una de baloncesto, de plástico o de tenis. No se pueden sujetar entre las manos, sino que los peques deben ir botándolas todo el rato, paseando por la sala. 

Cuando se crucen con otro participante, deberán intercambiarse las pelotas, pasándoselas mediante un bote. Al ser balones que botan diferente, seguro que será más complicado de lo que parece.

El gusano pelota

Este juego es ideal si hay varios niños y niñas, por ejemplo para una fiesta de cumpleaños. Se tienen que hacer dos filas, con los peques sentados uno detrás del otro. Cada fila tendrá una pelota y el objetivo es pasarla con las manos hacia atrás, hasta llegar al final de la fila. 

El último de la fila, cuando tenga la pelota, tendrá que ir corriendo hasta el principio de la fila y volver a hacer lo mismo. De esta forma, cada fila irá avanzando hasta llegar a una meta marcada previamente.

Cuentos personalizados cooperativos

Además de la pelota, hay muchos otros elementos con los que podemos fomentar las actividades cooperativas entre los más pequeños. Una de ellas son los cuentos.

En MiCuento acabamos de lanzar un nuevo cuento personalizable llamado ¡Soñad juntos!, ideal para 2 o 3 hermanitos. Se trata de un libro-juego lleno de actividades para hacer de forma conjunta, una gran forma de iniciarse en la lectura mediante diversión y muchas risas.

Se puede dar vida a cada uno de los niños en el cuento personalizado, con sus rasgos físicos y su nombre, de manera que se verán reflejados en cada una de las páginas, algo que les atrapará de principio a fin.