Pinturas rupestres para niños: Explicación y actividades


A muchos niños y niñas les encanta dibujar desde que son pequeños, ya sea con tan solo un rotulador y una cartulina o mediante manualidades que incluyen elementos como el arroz. Expresarse artísticamente a través de la pintura es una actividad muy, muy, muy antigua. Hace miles de años los humanos ya hacían sus primeros dibujos, en este caso usando las rocas de las cavernas en las que vivían.

Algunas de esas pinturas, llamadas rupestres, todavía se conservan hoy en día y nuestros peques suelen estudiarlas en la escuela. A continuación te vamos a ayudar a explicarle a tu hijo o hija qué son, tanto mediante la teoría como a través de la práctica con actividades muy divertidas.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Si te resulta interesante contar algunos de los pasajes más importantes de la historia de forma amena a tus hijos, te animamos también a descubrir ¡Vuela Alto!. Se trata de un cuento personalizable en el que las mujeres más importantes de la historia, desde Frida Kahlo hasta Marie Curie, envían cartas a tu hija o hijo presentándose y dando un mensaje de valentía para luchar y lograr todo lo que se propongan.

Explicación de las pinturas rupestres para niños y niñas

Las pinturas rupestres, conocidas también como pinturas prehistóricas, se hicieron hace miles de años y algunas de ellas se han conservado hasta nuestros tiempos, así que incluso las podemos visitar y ver en fotografías. Para hacernos una idea de lo antiguos que son estos dibujos, hay que pensar que los prehistóricos empezaron a hacer pinturas rupestres incluso antes de empezar a construir casas o a escribir.

Los dibujos se hacían en rocas o cavernas, que usaban como sus casas, y gracias a que estaban cubiertas y a salvo de las inclemencias del tiempo, han perdurado hasta nuestros días.

Principalmente las pinturas rupestres representaban sus hazañas a la hora de cazar. Se cree que, en esa época, nuestros antepasados pensaban que representar esa acción de cazar animales como caballos, bisontes o ciervos les ayudaría a tener más suerte. 

También se pueden observar dibujos de muchos otros tipos, como danzas rituales o la recolección de frutas, así como muchos signos de los que se desconoce su significado. 

Los colores utilizados fueron el negro y las tonalidades rojizas, ocres y violáceas, que son las más fáciles de obtener en la naturaleza. Además de pintar con las manos, los primitivos hacían uso de instrumentos como pinceles de pelo animal, ramas quemadas o cañas huecas con las que soplar la pintura.

Actividades relacionadas con las pinturas rupestres para niños y niñas

A algunos niños seguro que les fascinará conocer la historia de las pinturas rupestres e imaginar lo antiguas que son, mientras que a otros quizás les parece algo un poco aburrido. Por eso, la mejor manera de despertarles el interés por el arte rupestre es poniéndolo en práctica ellos mismos.

En casa podemos llevar a cabo varias actividades relacionadas con las pinturas rupestres muy originales y educativas.

La primera de ellas es tan sencilla como forrar una pared con papel de embalaje de color marrón, arrugándolo un poco previamente, que representará la cueva donde vivían nuestros antepasados. El niño o la niña, con sus manos impregnadas de pintura roja o marrón, deberá dejar sus huellas o incluso dibujar animales de la época, como bisontes. 

Fuente: Manualidades infantiles

Otro tipo de pinturas rupestres que gustan mucho a los niños son aquellas que se hacen mediante soplidos. Para ello necesitaremos reproducir un aerógrafo prehistórico con un par de pajitas pequeñas y un cuenco con agua y colorante. Uno de los tubitos debe tener un extremo sumergido en el líquido, mientras que el otro se coloca perpendicular al anterior y junto a él, quedando los centros de los orificios perpendiculares y separados por un milímetro o incluso menos. Se sopla enérgicamente y se produce la pulverización, tal y como se ve en la imagen:

Fuente: España es cultura

De esta forma los humanos prehistóricos dejaban las huellas de sus manos en las paredes, pintando solo alrededor de la figura de su palma, dejando el hueco ocupado sin teñir. A esa pintura se la conoce como huella en negativo.

Por último, también podemos animar a los peques a usar algunos instrumentos parecidos a los que se usaban hace miles de años. En este vídeo nos dan una idea muy original sobre cómo usar el café y la técnica del estarcido:

0 replies on “Pinturas rupestres para niños: Explicación y actividades”