Conciencia silábica: para qué sirve y actividades

El aprendizaje de la lectoescritura consta de distintas etapas que el niño o la niña tiene que asimilar avanzando paso a paso. Alrededor de los 5 años, los peques empiezan a escribir algunas palabras, aunque saltándose letras, y descubren las vocales y las consonantes. Así empiezan a diferenciar ambos tipos de letras y comprenden que las palabras están formadas por sílabas.

Este fenómeno, que se conoce como conciencia silábica, forma parte de uno de los ámbitos de la conciencia fonológica y resulta muy importante para facilitar el aprendizaje de la lectura y la escritura.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

A continuación, vamos a explicarte para qué más sirve la conciencia silábica y te daremos varias ideas de actividades para hacer con niños y niñas que están finalizando la educación infantil y empiezan la primaria.

¿Para qué sirve la conciencia silábica?

Trabajar la conciencia silábica permite que los niños entiendan la relación entre los sonidos que forman una palabra y sus letras. También resulta un ejercicio muy útil para comprender la relación entre las vocales y las consonantes a la hora de formar palabras. Es por ello, que al empezar a leer, su mayor reto es saber pronunciar correctamente la unión entre vocales y consonantes y lo hacen yendo sílaba a sílaba.

Principalmente hay tres formas de trabajar la concienciación silábica:

  • Segmentación silábica: consiste en que el niño sea capaz de separar la palabra en sílabas y que luego pueda contar cuántas sílabas tiene. En general, este ejercicio se empieza a practicar con palabras de dos y tres sílabas. Por ejemplo, se puede aplaudir por cada sílaba de la palabra. Si lo realizamos con la palabra gato, aplaudiremos diciendo GA-TO, y preguntaremos al peque cuántas sílabas hay.
  • Reconocimiento silábico: el objetivo es que el niño sea capaz de identificar la sílaba inicial, la final y la del medio. Para comenzar a practicar, se suele empezar con el reconocimiento de la sílaba inicial. Por ejemplo, preguntarle al niño o niña «¿cuál es la primera sílaba de zapato?».
  • Manipulación silábica: la finalidad es adquirir la habilidad de poder agregar, quitar o juntar sílabas para formar nuevas palabras. Por ejemplo: «Si a la palabra «pelota» le quito la última sílaba, ¿qué palabra me queda? PELO».

Actividades de conciencia silábica para niños y niñas

En casa podemos practicar las actividades de conciencia silábica de muchas formas distintas. A continuación vamos a mostrarte algunos ejercicios muy originales y divertidos, aunque recuerda que la mejor forma de practicar es mediante la lectura.

Para ello, te recomendamos los cuentos personalizables, en los que el niño o la niña se convierte en protagonista de la historia, un hecho que llama mucho la atención y anima a seguir leyendo hasta el final. Recuerda que el aprendizaje de la lectura debe ser visto como algo divertido por los peques para que sean ellos mismos quienes lo vean como un pasatiempo apasionante.

El tren de las sílabas

Fuente: Orientación Andújar

Los peques deberán ordenar los vagones del tren, cada uno de ellos con una sílaba, para formar la palabra escondida.

Imágenes y sílabas

Fuente: Fonografía

Habrá que pensar primero cómo se llama cada uno de los objetos que hay dibujados y después responder cuáles de ellos contienen la sílaba JA, RE, PO y GI.

¿Qué sílaba falta?

Fuente: Fonografía

Este ejercicio es ideal para empezar a trabajar la conciencia silábica y reta a los más pequeños a encontrar la sílaba que corresponde en cada hueco. Se les puede preguntar si la sílaba que falta es la inicial, la del medio o la final.

Puedes realizar esta actividad de forma online en páginas como esta, que además anima al niño o la niña a resolver correctamente qué sílaba falta en cada palabra para resolver el enigma de la imagen escondida.

Ordenar letras y descubrir frutas

En este ejercicio hay que descubrir qué frutas se esconden ordenando correctamente las letras. ¿Cuál de todas ellas es la que más le gusta al niño o la niña?

Contar las sílabas de las palabras de un cuento

Por último queremos darte la idea de aprovechar los cuentos para trabajar la conciencia silábica de una forma muy sencilla: contando sílabas. Elegid palabras aleatoriamente y contad las sílabas que las forman ayudándoos con las palmas.

 

0 replies on “Conciencia silábica: para qué sirve y actividades”