Cuentos infantiles para aprender a hablar


Los bebés empiezan a comunicarse poco después de su nacimiento. Lo hacen de forma no verbal, con muecas y lloros, que les permiten expresar sus emociones y necesidades físicas, desde el miedo hasta el hambre y la alegría.

Poco a poco, van sintiendo más curiosidad por las voces, los sonidos y la música, empiezan a balbucear algunas sílabas y a entender palabras básicas como «no» y «hola». Más adelante, ese balbuceo de sílabas sueltas se convertirá en palabras y frases, hasta que a los 3 años su vocabulario se suele ampliar rápidamente y sus conversaciones son cada vez más fluidas.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

En todo ese proceso podemos llevar a cabo muchos juegos para estimular el desarrollo de su lenguaje, aunque una de las actividades más educativas y, a la vez, más divertidas que puedes hacer con ellos y ellas es leer cuentos. A continuación te explicamos los beneficios que aporta  leer en edades tan tempranas y te recomendamos algunos cuentos ideales para aprender a hablar.

Beneficios de los cuentos en bebés y niños menores de 3 años

En esa etapa, la utilidad de leer cuentos va mucho más allá de entretener al niño o la niña. Especialmente, hay 5 beneficios muy interesantes:

  1. Fomentar y aumentar la adquisición de vocabulario.. Los cuentos amplían el vocabulario mediante la repetición y el aprendizaje de nuevas palabras, además de mejorar la comunicación gestual de los pequeños.
  2. Desarrollar la memoria. Ejercitan tanto la memoria como la capacidad de atención y comprensión de todo aquello que les rodea, despertando así su curiosidad.
  3. Trabajar la inteligencia emocional. Cuando empatizan con los personajes del cuento y se  identifican con ellos, los peques pueden aprender sobre las emociones y cómo gestionarlas.
  4. Reforzar los vínculos afectivos. Ayudan a mejorar las relaciones de afecto y seguridad con sus padres o la persona que les esté leyendo el cuento, algo que se refleja muy positivamente, por ejemplo, en su autoestima.
  5. Reducir el estrés. Los cuentos son muy útiles para crear un clima de calma y relajación, ideal para antes de dormir.

Consejos para estimular el habla mediante los libros

Hay muchas maneras de leer un cuento a un bebé o a un niño pequeño en voz alta. Lo más importante es que lo hagas con pasión, prestando atención a cada frase que leas y poniendo el énfasis y tono de voz que requiere la situación. Deja el móvil y otras distracciones aparte y disfruta de un momento especial con tu hijo o hija.

También es muy importante que hables directamente con el niño o la niña. Para ello, capta su atención con la mirada, los gestos y los sonidos. Incluso puedes hacerle preguntas, como «¿dónde está el perrito?» o «¿te gusta el cuento?», de manera que solo tendrá que señalar un dibujo o responder con una palabra simple. Y cuando quiera hablar y decir la suya, aunque solo balbucee, escúchalo atentamente y respóndele.

Además, puedes poner voces diferentes para cada personaje, ya sean humanos o animales, y hacer la lectura más dinámica, divertida y única. 

Mejores cuentos infantiles para aprender a hablar

Una de las primeras palabras que suele aprender un niño o una niña es su nombre. Por esa razón, los cuentos personalizados son ideales para aprender a hablar, porque son más cercanos a los peques A lo largo de toda la historia escucharán su nombre e incluso se verán reflejados en los dibujos, algo que les llamará mucho la atención y les mantendrá atentos.

En MiCuento encontrarás libros personalizables ideales para niños y niñas menores de 3 años. Te destacamos tres:

  • ¿Qué ves en las nubes?, una historia que anima al peque a mirar hacia el cielo e imaginar distintas formas en las nubes, despertando así su curiosidad por descubrir aquello que les rodea.
  • Buenas noches, estrella fugaz es el cuento ideal para ir a dormir. Explica la historia de una estrella que ha desaparecido en plena noche y que acompañará cada día (o cada noche) a los más pequeños en su viaje hacia el país de los sueños.
  • Érase una vez está lleno de aventuras con las que pasarlo de maravilla:desde buscar tesoros escondidos con un pirata, hasta repartir deseos con el hada madrina. 

En todos ellos te damos la oportunidad de añadir una dedicatoria con foto, convirtiendo así el cuento en un recuerdo para toda la vida, que siempre podréis relacionar con sus primeros años y su primera etapa de aprendizaje.