Ejercicios de comprensión lectora para hacer en casa 


Algo muy común en los niños y las niñas que empiezan a sumergirse en el maravilloso mundo de la lectura es leer un texto pero no comprenderlo del todo. Su esfuerzo se centra tanto en seguir cada línea sin dejarse ninguna letra o palabra e intentando realizar seguir una buena cadencia, que la comprensión lectora suele quedar en un segundo plano. 

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

¡Y esto no puede ser! Detrás de las palabras escritas se esconden historias llenas de magia, recetas para preparar postres deliciosos o instrucciones para montar juguetes, entre muchísimas otras cosas. Es por ello que debemos animar a nuestros peques a trabajar su comprensión lectora.

En este artículo vamos a proponerte algunos ejercicios ideales para hacer en casa, complementando así todo lo que trabajen en clase. Es muy importante enfocarlo siempre de una forma entretenida, ya que leer tiene que ser una afición, no una obligación.

Leer cuentos personalizados: la mejor actividad de comprensión lectora

Desde que tus hijos eran bebés les has contado cuentos y, ahora que ya son mayores, puedes traspasarles esta responsabilidad para que sean ellos quienes te los lean a ti o que lo hagan ellos solos cuando más les apetezca. 

Una buena forma de adquirir el hábito de la lectura es dedicar cada día 20 minutos a leer juntos en voz alta. Para trabajar la comprensión lectora será muy importante que vayáis comentando cada poco tiempo qué acaba de pasar en la historia. Además, crearéis un momento único y especial que servirá para reforzar vuestro vínculo emocional.

Los cuentos personalizados son un tipo de libro ideal para dar esa motivación extra a los niños y las niñas. En ellos, puedes personalizar al protagonista de la historia con el nombre y las características físicas de tu hijo o hija, algo que les atrae muchísimo y les anima a seguir leyendo hasta el final. Además, estarán deseosos de entender qué les pasa a ellos mismos en el cuento, así que no se dejarán perder ni un detalle del cuento.

Para empezar con un libro personalizable sencillo te recomendamos El dragón de las estrellas y yo. En esta historia, con una presentación, nudo y desenlace bien marcados, el niño o la niña acompañará al dragón Dúgul hasta su hogar perdido, viviendo aventuras fantásticas por el camino.

Completar dibujos siguiendo indicaciones

¿A tu hijo o hija le gusta dibujar? Esta actividad le va a encantar, ya que no solo practicará la comprensión lectora, sino que también podrá echar a volar su imaginación mediante lápices de colores.

Usando una ficha como la que te mostramos a continuación, el peque recibirá un dibujo ya hecho y unas instrucciones. Cada una de las frases le pide que dibuje o coloree algo encima o alrededor del dibujo para hacerlo todavía más especial. 

Encontrarás más fichas en este enlace de Educaplanet, aunque también puedes crear tus propios dibujos con instrucciones.

Responder preguntas sobre la lectura

Aunque sea la actividad más común que suele hacerse en la escuela, siempre será mucho más efectivo practicarlo en casa. Para los niños más tímidos, leer un texto y responder preguntas delante de sus compañeros puede suponer pasar un mal rato, mientras que hacerlo de forma distendida solo con papá o mamá al lado se puede convertir en un ejercicio divertido y educativo.

Como hemos visto anteriormente, podéis elegir un cuento, pero hay muchísimos otros textos que necesitan de toda su atención para ser comprendidos correctamente. La complicación de cada uno de ellos variará dependiendo de la edad y de la etapa de la lectura en la que se encuentre el peque. Algunas ideas son:

  • Recetas de cocina: ¿qué tengo que hacer primero?, ¿a cuántos grados pongo el horno?, ¿hay que usar una olla o una sartén?
  • Descubrir personajes históricos: ¿dónde nació?, ¿con quién se casó?, ¿por qué te gustaría parecerte a ella? 
  • Hechos apasionantes, como la extinción de los dinosaurios: ¿existieron de verdad?, ¿por qué crees que se extinguieron?
  • Instrucciones para montar juguetes: ¿dónde va esta pieza?, ¿hay que hacer algo más o hemos terminado?

Chistes, adivinanzas y canciones para trabajar la comprensión lectora

Hemos visto cuentos, dibujos, recetas, historias, manuales de instrucciones… pero no podíamos terminar sin algunos de los géneros que más divierten a los pequeños.

Los chistes ayudan al desarrollo de la inteligencia de los más pequeños y, junto a las adivinanzas, representan la máxima expresión de la necesidad de comprender un texto. En ambos casos es posible que el niño o la niña no entienda el chiste o no sepa responder la adivinanza de primeras, así que tendrá que pensar un poco hasta estallar de risa o dar una respuesta correcta. Aquí encontrarás los mejores chistes de animales para niños y las adivinanzas de comida más divertidas.

Por último, también podemos usar las canciones para practicar la comprensión lectora en casa. Para ello necesitarás la letra de la canción impresa en un papel y, juntos, podéis repasarla al ritmo de la canción. ¿Había entendido el significado antes de ver la letra escrita?