Juegos mentales para ir dormir (para niños y niñas)

A medida que van creciendo, los niños y las niñas van adaptándose a las rutinas que les enseñamos los adultos. Cuando son pequeños se guían por sus instintos y comen o duermen en el momento que más les apetece, pero cuando ya son un poco más mayores empiezan a comprender los conceptos de  día y noche, y poco a poco entienden realidades más específicas como  la hora de irse a la cama.

Aunque ya estén familiarizados con la rutina, hay veces que los peques tienen un extra de energía que no les permite dormir fácilmente, ya sea porque al día siguiente les espera una actividad muy emocionante o porque han vivido un día súper divertido. Para estas ocasiones te será muy útil conocer juegos mentales de relajación que les ayudarán a canalizar todo ese exceso de energía de manera positiva.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Igual que ocurre con los juegos para lavarse los dientes, distraer la mente será muy eficaz para apartar el pensamiento de «no consigo dormirme» y relajarse. La edad para iniciar a los peques en estos juegos es entre los 4 y los 5 años, aunque dependerá de cada niño o niña.

El juego de las burbujas para respirar profundamente

Una actividad de relajación muy sencilla, que además sirve para aprender a controlar la respiración, es el juego de las burbujas. Cuando los peques están nerviosos a veces resulta complicado explicarles cómo deben inspirar y soltar el aire, pero con el ejemplo de las burbujas suelen verlo muy claro.

El objetivo es hacer burbujas imaginarias, inspirando muy profundamente y expulsando el aire lentamente, como cuando hacen pompas de jabón. Es importante que expiren poco a poco, ya que solo así lograrán hacer burbujas muy grandes sin que exploten.

Aventuras relajantes con la ayuda de un cuento

Uno de los juegos mentales más típicos, y que muchos hacíamos de niños, es imaginar nuestras propias aventuras dentro de la cama. Taparse con la manta e imaginar un viaje espacial, surcar los mares o volar como un pájaro por el cielo son ejemplos muy relajantes y que además permiten estirar las extremidades.

Una forma muy buena de dejar volar la imaginación es mediante los cuentos, especialmente si son personalizados. En ellos, el niño o la niña se convierte en el protagonista de la historia, viéndose reflejado/a tanto por el aspecto físico del personaje como porque tiene su nombre. Este hecho es muy eficaz a la hora de sentirse identificados y prestar atención a aquello que le estamos leyendo.

Un buen ejemplo es la trilogía del dragón de las estrellas Dúgul, formada por El dragón de las estrellas y yo, Yo y la sorpresa mágica y El último unicornio y yo. Antes de ir a dormir, el niño o la niña ayudará a Dúgul a buscar su camino de regreso a casa, emprenderán juntos viajes trepidantes para encontrar la familia de un huevo misterioso y ayudarán a un solitario unicornio a reencontrar su magia y la de su bosque.

Además, en MiCuento también encontrarás historias como la de Dúgul o un clásico como El Principito en formato de audiocuentos personalizados. La interpretación de los narradores profesionales junto a una música holofónica ayudará a transportar al peque hasta mundos mágicos y relajarse antes de dormir.

Después de la tormenta siempre llega la calma

Este otro juego es parecido al de vivir aventuras con la mente, pero con un detalle distinto: provocaremos un momento de gran actividad para después relajarnos

Para ello hay que imitar junto al niño o la niña una tormenta, moviendo la cama, reproduciendo el sonido de los truenos y la lluvia, escondiéndose debajo de la cama para no mojarse… hasta que poco a poco la nubes irán desapareciendo, el cielo se despejará y el peque tendrá que tumbarse disfrutando del calor del sol y de la tranquilidad de pensar que lo peor ya ha pasado.

El clásico juego mental para ir a dormir: contar ovejas

No podíamos terminar el artículo sin nombrar uno de los juegos mentales para dormir más antiguos que existen y del que incluso se han hecho estudios para comprobar su eficacia. Se trata de contar ovejas, aunque los niños y las niñas tendrán que hacerlo hasta el número que sepan.

Para hacerlo correctamente, los expertos recomiendan no solo contarlas, sino también imaginar las ovejas, ya sea saltando una valla o pastando. Acompañando el juego con una respiración tranquila, los peques lograrán distraer la mente hasta dormirse.

0 replies on “Juegos mentales para ir dormir (para niños y niñas)”