Pintar con los dedos (dactilopintura): Ideas para bebés


La dactilopintura o pintura con los dedos es una actividad muy completa para practicar con los más pequeños y que puede llevarse a cabo en casa de muchas formas diferentes. Con estos ejercicios, los niños y las niñas, a partir de los 6 meses de edad, aprenden a desarrollar su psicomotricidad, el sentido del tacto y la creatividad, entre muchas otras habilidades.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Mediante esta fantástica manera de adentrarse en el mundo del arte, podrán llevar a cabo diferentes estampaciones y dibujos según lo que más les apetezca y les salga de dentro, expresando su imaginación y personalidad. Sus representaciones artísticas tendrán el significado que ellos le quieran dar, igual que cuando observan las nubes y ven formas de todo tipo, como en el cuento personalizable para los más pequeños ¿Qué ves en las nubes?, ideal para despertar su curiosidad. 

Beneficios de la dactilopintura en bebés 

Aunque suele ser a partir del año cuando los niños y las niñas dejan de llevárselo todo a la boca, pueden empezar con la dactilopintura a partir de los 6 meses, que es la edad en la que ya están preparados para desarrollar mejor el tacto y la sensibilidad artística. Aun así, se aconseja que los bebés estén siempre acompañados por un adulto para evitar que se lleven la pintura a la boca, aunque lo más recomendable será hacer vuestra propia pintura casera comestible para evitar sustos.

Entre los beneficios de pintar con los dedos podemos destacar:

  • Pasar un momento divertido y entretenido en familia. Sin duda este es el mayor beneficio, ya que la risa y el placer estimulan su desarrollo psíquico de una forma sana y fortalecen el vínculo con sus padres.
  • Despertar su imaginación y expresión artística. Es una forma de crear algo desde cero de la forma que más les apetezca, dejándose llevar por su creatividad.
  • Descubrir la variedad de colores. Con el movimiento de dedos, manos e incluso pies, los peques se van sorprendiendo a cada instante al ver cómo se forman nuevos colores ante sus ojos al mezclarlos.
  • Potenciar su autoestima e independencia. Se ven capaces de hacer cosas solos y, si les felicitamos por ello, su confianza se ve beneficiada.
  • Estimular la coordinación motora. Pintar con los dedos les sirve para practicar su psicomotricidad, así como la coordinación mano-ojo, que será muy útil para tener un mayor control a la hora de hacer otras actividades.
  • Desarrollar su sensibilidad táctil. Estar en contacto con el papel y la pintura hace que los más pequeños también vayan aprendiendo nuevos conocimientos sobre texturas lisas y húmedas. 

Ideas para pintar con los dedos con niños de 6 meses a 3 años

Aunque dar una cartulina y pinturas al niño o la niña para que dibuje lo que quiera es genial para que se exprese libremente, también puedes proponerle varias ideas sobre qué pintar. A continuación compartimos algunas muy originales:

Fuente: Crafty Morning

Fuente: Crafty Morning

Fuente: 30 y Mamá

Fuente: 30 y Mamá

Fuente: Creando a mamá

Fuente: Elenarte

 

Por último, recuerda que en estas edades lo más importante es que se lo pasen bien con todo aquello que hagan. Igual que con la lectura, si de pequeños lo conciben como una actividad divertida, tanto dibujar como leer se convertirán en aficiones muy sanas y beneficiosas para cuando crezcan.

0 replies on “Pintar con los dedos (dactilopintura): Ideas para bebés”