Juegos de relajación para niños, actividades y juguetes

Juegos de relajación para niños

Los juegos de relajación son una actividad cada vez más recomendada para educar a los niños en inteligencia emocional desde que son pequeñitos. Aprender a gestionar sus sentimientos y a lidiar con emociones como el enfado, la tristeza o la frustración es muy importante para evitar que la ansiedad y el estrés formen parte de su infancia. 

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Estas actividades y ejercicios de relajación que te recomendaremos en el artículo favorecerán su bienestar emocional y físico. Es muy útil practicarlos justo antes de ir a dormir y seguro que a los papás y a las mamás también os ayudarán a tener un momento de calma muy bonito y necesario.

Leer un cuento en un ambiente especial

La primera actividad que proponemos para relajar a los peques es la lectura. Aun así, no siempre es sencillo calmarlos para que presten atención a la historia, así que te recomendamos crear un ambiente mágico e instaurar la hora del cuento determinados días de la semana.

Para lograrlo animamos al adulto a leer cada frase con calma y haciendo énfasis en todo lo que se dice, incluso poniendo voces distintas para cada personaje. Las páginas deben pasarse lentamente y disfrutar de cada una de ellas. Todo ello se puede complementar con música relajante de fondo y una vela o incienso, creando un ambiente lleno de magia y relax.

Además, la elección del cuento será clave para captar su atención desde el principio. Los cuentos personalizables son ideales para lograr involucrar al niño o la niña, ya que se convierte en el/la protagonista de la historia, con su nombre, su aspecto físico y muchos más detalles que atrapan hasta el final. 

Jugar con pompas de jabón

Jugar a hacer burbujas o pompas de jabón es una actividad ideal para ejercitar la boca, el diafragma, los pulmones y los músculos abdominales, un ejercicio que les ayudará a mejorar el control de la respiración y a relajarse. 

Además, hacer pompas de jabón sin glicerina es muy sencillo y se puede jugar con ellas de muchas formas distintas. Intentar hacer la burbuja más grande posible, contar las pompas que hay en el aire, evitar que caigan al suelo soplándolas… todas estas actividades requieren de mucho cuidado y calma.

El robot y el muñeco de trapo

Este juego consiste en que el niño o la niña imite a un robot, con sus movimientos rígidos y tensos, y a continuación se convierta en un muñeco de trapo, que no consigue mantenerse en pie y termina relajado en el suelo. 

Se trata de una actividad que permite al peque hacer un ejercicio de creatividad muy divertido, pero también es una forma de tensar y relajar los músculos al máximo. Esto les ayudará a saber cómo destensarse en aquellos momentos en los que controlar sus emociones sea más difícil.

Imitar un globo

Otro juego muy parecido al anterior, ideal para fomentar el autocontrol y enseñarles a respirar para relajarse, es imaginar que son un globo. El niño o la niña debe inflarse inspirando aire de forma suave y profunda hasta que no pueda más. Luego, se desinflará lentamente, soltando el aire y liberando la energía contenida.

También será muy útil si al coger aire jugáis a levantar los brazos y a bajarlos cuando lo expire. ¡Hacedlo juntos e intentad que no se os escape la risa!

Juguetes de relajación para niños y niñas

Por último, cabe recordar que hay varios juguetes muy útiles para que los peques se entretengan y consigan relajarse. Uno de los más comunes son las pelotas antiestrés, incluso las que tienen forma de muñeco. 

En su día se pusieron muy de moda los «fidget spinners» y ahora mismo lo que más triunfa entre los niños y las niñas son los «pop it», un juego de silicona que consiste en apretar burbujas y con el que se pueden hacer muchísimos juegos distintos. ¿Lo habéis probado?