Semáforo de las emociones

Semáforo de las emociones


A partir de los 4 años, los niños y las niñas empiezan a identificar las emociones básicas, pero tienen dificultades para dar una respuesta proporcionada en determinadas situaciones. Por ejemplo, algo que les puede molestar como dejar de jugar para comer puede convertirse en toda una pataleta con lloros y gritos. 

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Por suerte para los padres y los maestros, existen herramientas que ayudan a graduar sus emociones de forma divertida y visual. Anteriormente ya te hablamos sobre el dado de las emociones(LINK) y, en esta ocasión, vamos a presentarte el llamado «semáforo de las emociones».

¿Qué es el semáforo de las emociones?

El semáforo de las emociones es una herramienta que sirve como guía de actuación cuando los niños sienten ciertas emociones que les hacen perder el control, algo que impide que vean las situaciones de forma objetiva. Es muy importante que las emociones no se repriman, sino que se gestionen correctamente, y eso deben entenderlo también los padres.

Este semáforo, muy recomendable para niños y niñas de 4 a 10 años, puede ser percibido de muchas formas distintas, así que hay que dejar claro el significado de sus colores desde un principio.  

Semaforo de las emociones niños

¿Cómo funciona un semáforo de las emociones?

Igual que un semáforo en la vida real, existen tres colores: rojo, amarillo y verde. En este caso, siempre empieza estando rojo y hay que pasar por los tres antes de actuar.

Como hemos apuntado antes, hay que establecer previamente junto a los peques qué significado tiene cada color. A nosotros nos gusta el siguiente:

  • Rojo: Me paro. Es obligatorio quedarse quieto y detectar qué pasa. ¿Por qué estoy tan desbordado? Se puede respirar hondo, contar hasta 10 y relajarse un poco.
  • Amarillo: Pienso en las opciones que tengo. ¿Qué puedo hacer ante esta situación? 

Es recomendable hablar con el niño o la niña antes para explicarle qué alternativas hay, como contar a la maestra por qué tiene ese sentimiento o pararse a pensar si lo que va a hacer puede hacer daño a alguien, por ejemplo.

  • Verde: Actúo. Después de parar, saber cómo me siento y pensar en una alternativa para dar respuesta a la situación, toca actuar. ¿Qué debo hacer?

Antes de ponerlo en práctica, podemos ensayar con el semáforo poniendo ejemplos sobre cosas que hayan pasado. Si es con más niños, mucho mejor, ya que así podrán valorar si tomarían la misma decisión. 

Incluso se puede practicar leyendo un cuento y analizando las emociones de los protagonistas. En un cuento personalizado, además, el protagonista puede ser el niño o la niña, algo que, además de ser muy atractivo para ganar su interés por la lectura, resultará un ejercicio muy interesante de ponerse delante de un espejo y decidir cuál es la mejor forma de actuar en cada situación.

Hay que tener en cuenta que no se trata de una herramienta exclusiva para la ira, la rabia o la frustración, que son los sentimientos que se relacionan más fácilmente con el semáforo de las emociones. También resulta útil en momentos de miedo, soledad, tristeza, asco o vergüenza.

Semáforo de las emociones

¿Cómo hacer nuestro propio semáforo de las emociones?

Los materiales que necesitaréis para hacer un semáforo de las emociones propio serán:

  • Cartulinas: Roja, verde y amarilla para las luces y una gris o negra para el cuerpo del semáforo. 
  • Tijeras con punta redonda.
  • Pegamento de barra.
  • Objetos de forma circular que sirvan como guía. Por ejemplo, platos de cartón, la tapa de algún bote, etc.
  • Lápiz.
  • Goma.

Primero hay que recortar la cartulina oscura para hacer la base del semáforo, calculando que quepan los 3 círculos de colores, uno debajo del otro. Podéis usar un lápiz para dibujar los círculos y ver cómo quedarían.

Recortad las cartulinas de colores en círculos y pegadlas en la base en este orden: arriba de todo el rojo, en el medio el amarillo y, finalmente, el verde.

También se pueden crear carteles al lado del semáforo, poniendo al lado del color rojo «PARO», al lado del círculo amarillo «PIENSO» y al lado del círculo verde «ACTÚO». De esta manera tendremos siempre disponible la guía y al peque no se le olvidará qué significa cada color en los momentos de más tensión.