Tipos de lateralidad, qué es y actividades

Alrededor de los cinco años de edad, los niños y las niñas suelen mostrar preferencia por el uso de un lado de su propio cuerpo que por el otro. A esto se le llama lateralidad y trabajarla correctamente es más importante de lo que podemos imaginar.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

En este artículo queremos presentarte los distintos tipos de lateralidad que existen y qué actividades se pueden llevar a cabo en casa para ayudar a definir la lateralidad con los peques.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Actividades con globos y psicomotricidad para niños y niñas

Tipos de lateralidad en niños y niñas

Solemos determinar el tipo de lateralidad de una persona observando cuál es la mano, el pie, el ojo y el oído dominante. En la mayoría de los casos, suele coincidir la preferencia por uno de los dos lados, pero no siempre es así. 

Existen hasta 6 tipos de lateralidad en niños y niñas y, en algunos casos, conllevan posibles dificultades a nivel de aprendizaje:

  • Lateralidad diestra: el niño o la niña muestra preferencia por su lado derecho para realizar acciones. En estos casos no suele haber dificultades de aprendizaje relacionadas.
  • Lateralidad zurda: su lado dominante es el izquierdo. Sus dificultades residen solamente en la adaptación al «mundo de los diestros», sobre todo en lo referente al material escolar, como reglas, tijeras, espirales de las libretas, etc.
  • Zurdería contrariada: su lado izquierdo es el dominante, pero utilizan la parte derecha, especialmente la mano, por influencias sociales y culturales. Este tipo de lateralidad puede provocar, en algunos casos, errores en la lectoescritura.
  • Ambidextrismo: el peque usa de forma indistinta los dos lados del cuerpo. Puede haber dificultades en el aprendizaje relacionadas con el uso del espacio al escribir o en otras situaciones.
  • Lateralidad Cruzada: son casos en los que uno o dos de los indicadores de lateralidad están en el lado contrario. Por ejemplo, ser zurdos de pie pero diestros de mano. Podría afectar al aprendizaje del peque a nivel general.
  • Lateralidad sin definir: hace referencia a niños y niñas que usan un lado del cuerpo u otro sin patrón definido y estable. Es normal observar como niños de 2 o 3 años cambian de mano al coger los colores, pero si son un poco más mayores podemos ayudarles a definir una lateralidad más concreta.

Actividades de lateralidad para niños y niñas

En primer lugar, cabe destacar que tener una lateralidad que no corresponde a ser diestro o zurdo no significa que sea malo. Aunque los otros cuatro tipos se engloban muchas veces bajo el paraguas de «trastorno de lateralidad», no se trata de ningún problema psicológico, de personalidad o psiquiátrico.  

De hecho, grandes deportistas han desarrollado carreras increíbles con ambidextrismo o lateralidad cruzada. Dos buenos ejemplos son Leo Messi, que escribe con la mano derecha pero chuta el balón con la pierna izquierda, o Rafa Nadal, que agarra la raqueta con la mano izquierda mientras que su pie dominante es el derecho. 

Los ejercicios que proponemos a continuación son útiles para ayudar a definir la lateralidad alrededor de los 5 años en caso que todavía no sea estable.

Actividades para usar la mano dominante

En caso de dificultad para desarrollar una mano más dominante que la otra, podemos ayudar al niño o la niña con ejercicios como:

  • Pedirle que cierre los ojos y ponerle un objeto en la palma de la mano. Para identificarlo tendrá que tocarlo, estimulando así su sentido del tacto.
  • Usar los cubiertos con la mano apropiada a la hora de comer.
  • Poner el vaso a un lado del plato para que use siempre la mano que corresponde.
  • Ayudarle a escribir correctamente, como por ejemplo usando líneas como guía para que lo haga de forma recta o leyendo y copiando las palabras antes de escribirlas.

Actividades para estimular el pie dominante

Igual que ocurre con la mano, el pie también se puede entrenar para desarrollar la lateralidad. Algunas actividades muy útiles son:

  • Levantar canicas con los dedos del pie que se supone dominante.
  • Agarrar un lápiz o un rotulador grueso entre el dedo gordo y el segundo dedo, para intentar dibujar en una cartulina.
  • Chutar una pelota, empezando por una grande, por ejemplo de plástico, y siguiendo por pelotas más pequeñas como de tenis o ping pong.

Actividad ideal para entrenar el oído dominante

En caso que el niño o la niña no utilice como predominante el oído del mismo lado de su mano dominante, puede ser beneficioso practicar algunos ejercicios. 

La mejor actividad es leerle o hablarle desde su lado predominante, tapándose el oído del otro. Para que no se le haga un ejercicio pesado, puedes hacer uso de los audiocuentos y libros personalizados, un tipo de cuentos que llaman mucho la atención de los peques porque, a través de ellos, niños y niñas se convierten en los protagonistas de la historia.

Actividades visuales de lateralidad

Por último, algunos niños y niñas tienen dificultades para guiñar el ojo opuesto a su dominante. Para practicarlo, pueden usar un rollo de papel higiénico vacío y mirar por él con el ojo dominante. Para ver bien, deberá cerrar el otro ojo, aprendiendo así a guiñar sin dudar.

Más adelante se puede usar un telescopio o incluso jugar con dardos de punta de goma o con cualquier juguete que requiera puntería.

 

0 replies on “Tipos de lateralidad, qué es y actividades”