Actividades para niños de 7 años con dislexia


El libro «Superar la dislexia», de la investigadora y fundadora de Change Dyslexia Luz Rello, revela que en España se calcula que hay unos 600.000 niños con dislexia. Este trastorno, además de afectar a la lectura, suele conllevar otros problemas relacionados con su autoestima, ya que se sienten incomprendidos y tienen vergüenza o miedo por ser «diferentes».

En este artículo queremos proponerte varias actividades enfocadas a niños y niñas de 7 años, la edad en la que empiezan a leer y escribir de forma autónoma y en la que se suele diagnosticar la dislexia (en 2º o 3º de Primaria). 

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Con estos ejercicios no solo les ayudarás a mejorar su habilidad lectora, sino que también resultarán muy útiles para mejorar su calidad de vida en términos generales, especialmente de confianza en sí mismos.

Fomentar el hábito de la lectura

Generalmente, a los niños y las niñas con dislexia no les gusta leer porque les obliga a ponerse delante de sus limitaciones y miedos. Para ayudar a nuestro hijo o hija a superar este temor es necesario que nos involucremos.

La mejor forma de leer junto a un niño con dislexia es acompañarle en la lectura y avanzar juntos en la trama, mientras que hacemos preguntas como qué cree que va a suceder, qué opina sobre lo que acaba de pasar o cuáles son sus personajes favoritos. 

Sin duda, la única manera de hacerles amar la lectura es que lean porque tienen ganas de hacerlo. Para ello, los libros personalizados pueden jugar un papel muy importante, ya que la historia se personaliza para que el niño o la niña sea el/la protagonista, un hecho que atrapa desde la primera página y anima a seguir leyendo para descubrir qué aventuras le esperan.

En MiCuento, en colaboración con Change Dyslexia, hemos lanzado nuestra edición de cuentos personalizados para niños con dislexia, que facilita la lectura gracias al tipo de letra, al color de fondo bajo el texto y al glosario incluido al final del libro. Uno de los cuentos preferidos de los niños y las niñas es El Principito y yo, un clásico que también ayudó mucho a Luz Rello cuando era pequeña: 

Jugar a las pseudopalabras

Las pseudopalabras son palabras inventadas, sin significado, que al leerlas no emiten ninguna idea o concepto a la mente. Podrían parecer reales, pero no lo son. Por ejemplo, cadrama, plaba, sotubra, roquida. 

Leer pseudopalabras es un ejercicio muy recomendable para trabajar la lectura mecánica y la correspondencia fonema-grafema, es decir, sonido-letra. Con un niño de 7 años puedes practicar con ellas e incluso hacer concursos para batir su propio récord y ver cuántas es capaz de leer correctamente en 1 minuto. Aquí encontrarás más de 40 pseudopalabras para practicar.

Actividades de rimas

Rimar palabras es un ejercicio que les ayudará a hacer asociaciones propias entre los significados de diferentes términos y la forma como se escriben. Hay algunos juegos de rimas muy divertidos que puedes hacer con ellos. Por ejemplo:

  • Buscar parejas de palabras que riman. Para ello necesitarás tarjetas con distintas palabras para que puedan asociar las que tienen la misma terminación.
  • Cantar canciones con rimas, desde las más infantiles hasta algunas de las que escuchan papá y mamá que tienen estribillos que riman.
  • Completar la frase. Por ejemplo, «la rana juega con…» y el peque puede completarlo con lana, Ana, una iguana, etc.
  • Averiguar cuál es la palabra que no rima entre varias imágenes.

Escribir palabras al revés

Papá o mamá tienen que decir una palabra en voz alta y el niño o la niña deberá escribirla al revés. Por ejemplo, zapato sería «otapaz». En caso de encontrar muchas dificultades, en lugar de decir la palabra en voz alta se puede escribir para que la vean y la usen como guía. Eso sí, siempre tienen que escribirla de izquierda a derecha, si no es trampa.

Crucigramas y sopas de letras

Las últimas actividades que te proponemos para niños y niñas de 7 años con dislexia son los crucigramas y las sopas de letras. Favorecen el desarrollo de la concentración, invitan al aprendizaje de conceptos a través del juego y estimulan el trabajo específico sobre las palabras y las letras.

Te animamos a que crees tú mismo/a los crucigramas y las sopas de letras con palabras que sepas que le va a hacer ilusión encontrar al niño o la niña. Puede ser el nombre de su hermanito/a, su animal favorito, aquello que cenaréis esa misma noche, etc.

Recuerda que la mejor forma de aprender jugando es que los peques se lo pasen bien. Con estas actividades para trabajar la dislexia lograrás que practiquen la lectura, pero sobre todo les ayudarás a ganar autoestima y reforzaréis vuestros vínculos afectivos al jugar juntos.